Manten la temperatura de tu PC bajo control

Publicado en Practico

El control de la temperatura es un factor clave en el mantenimiento de nuestro ordenador, su vida útil y rendimiento depende de ello. Del mismo modo que repercute de manera directa en el nivel de ruido que éste genera.

 

La llegada del verano representa la temporada de mayor sufrimiento para nuestro equipo. En esta época del año los ordenadores suelen dar síntomas de bajo rendimiento o incluso averías por falta de refrigeración. Con un mantenimiento preventivo mínimo conseguiremos mantener a raya las mantenimiento pctemperaturas y el ruido de tu PC, consiguiendo una mayor calidad de vida así como aumentar su durabilidad. Como muchos ya preveen, debemos abrir la caja de nuestro PC y enfrentarnos a los temidos cables y piezas de PC, pero en realidad es mucho más sencillo de lo que parece, y con las debidas indicaciones sereis capaces de controlar las temperaturas y el ruido dentro de unos parámetros más que aceptables y evitar así muchas averías no deseadas.


El culpable de todo....el calor

 


Todos los elementos electrónicos de nuestro PC necesitan energía para alimentarse. Esta energía se transforma en calor cuando están trabajando por lo que es indispensable disiparlo de alguna manera. A pesar de que los componentes de nuestro ordenador están diseñados para soportar altas temperaturas, sin embargo, con un uso continuado (esos pcs encendidos 24 horas al día), y las elevadas temperaturas en verano consiguen que las piezas de nuestro sistema reduzcan su fiabilidad y aumenta por lo tanto el riesgo de averías.

 


Componentes refrigerados, componentes sanos

Todos los componentes importantes de nuestro PC incorporan sus propios sistemas de refrigeración. Pero todos estos sistemas de refrigeración tienen un enemigo silencioso e implacable que poco a poco irá mermando sus capacidades: el polvo. Por esta razón es imprescindible mantenerlos siempre limpios para que puedan realizar eficazmente su función. Limpiando a tiempo ventiladores, filtros y disipadores evitaremos bajadas de rendimiento cuando el ordenador lleva muchas horas funcionando o bien cuando le exigimos mucho, ya os aseguramos que mejorará mucho el rendimiento y las prestaciones, tanto en juegos como en ofimática o diseño.


Hardware de calidad, siempre

 


No todos los componentes soportan la temperatura de igual forma. Algunos fabricantes mejoran los sistemas de refrigeración de sus componentes para procurar que las temperaturas sean lo más bajas posible. Un buen ejemplo de ello son las placas base. En algunos modelos de las gamas media y alta se utiliza más cobre en su fabricación para que la propia superficie de la placa actúe como disipador del calor que produce. Además se instalan mayores disipadores de aluminio sobre los elementos que más se calientan mientras se usa. Lo mismo ocurre con las tarjetas gráficas en las que los fabricantes instalan grandes disipadores de aluminio que mejoran sustancialmente la expulsión de calor del interior de la caja. Debemos siempre tener en cuenta estos extras en los elementos de refrigeración a la hora de comprar hardware para nuestro ordenador, ya que garantizan mejores condiciones térmicas aun-que, al igual que el resto de componentes, sufrirá el inevitable y silencioso deterioro que produce el polvo suspendido en el ambiente de tu casa u oficina.

 


La caja de PC no solo tiene que ser bonita

 

El chasis de PC es un componente mucho más importante de lo que la gente se cree. Es una pieza clave para la correcta refrigeración de nuestro equipo. De ella depende la circulación del flujo de aire fresco que recorre los diferentes componentes de nuestro sistema, y empuja el aire caliente de su interior hasta expulsarlo fuera de la caja, evitando su recalentamiento progresivo. Una buena distribución interior de los componentes hardware permitirán que los ventiladores tengan mayor incidendia sobre ellos. Estas capacidades térmicas no tienen por qué estar reñidas con el diseño o el tamaño del chasis, pero recomendamos que os fijéis en el flujo y distribución tanto o más que si una caja es bonita o no.

 


El corazón, el procesador, siempre fresco


La forma más sencilla para limpiar el disipador del procesador es utilizar un bote de aire comprimido que encontrarás en tiendas de electrónica o mismo en el MediaMarkt por unos 8 euros. Sujeta el ventilador para que no gire e inserta la cánula del bote por las ranuras del disipador para eliminar el polvo, ayudate de un cepillo de cerdas largas si fuese necesario.

La pasta térmica hay sustituirla cada cierto tiempo ya que pierde sus propiedades. Desmonta el bloque del disipador y desconecta el cable del ventilador. El anclaje varía dependiendo del procesador. Los procesadores Intel usan cuatro anclajes que se liberan girándolos media vuelta y tirando ligeramente de cada uno de ellos. Los de AMD utilizan una palanca que libera unas grapas situadas a los lados del disipador. Después, mueve con cuidado el disipador hasta que se suelte. Limpia el residuo de pasta térmica (papel higiénico y alcohol), aplica el equivalente a un grano de arroz de pasta nueva sobre el procesador y vuelve a instalar el disipador.

La tarjeta gráfica, más de lo mismo


Las tarjetas gráficas emplean un sistema similar al del procesador, aunque suelen ser algo más complejos a la hora de retirar su disipador e incorporar nueva pasta térmica. Si no os queréis meter a ello os recomendamos emplear aire a presión para retirar todo el polvo acumulado en el bloque disipador y en el ventilador.


Que corra el aire


Para asegurar una óptima circulación de aire fresco, debemos instalar ventiladores en nuestra caja si esta carece de ellos. Se trata de meter aire fresco por la parte frontal inferior de la caja que empuje al aire caliente hacia arriba, para expulsarlo por la parte superior trasera de la caja. Como el aire caliente sube, esto se produce de forma natural, pero con algo de ayuda se mejora las temperaturas. Revisa las especificaciones de tu caja e instala un ventilador adecuado en el frontal de la caja (cuanto mayor tamaño, menos ruido). El ventilador empujará el aire fresco del exterior al interior de la caja. Examina el ventilador y en uno de los laterales verás una flecha que indica la dirección en la que el ventilador empuja el aire. Instala otro ventilador en la parte superior trasera de la caja, pero en esta ocasión éste sacará el aire caliente de su interior. Por tanto, la flecha apuntará ahora hacia fuera. Después, conéctalos a las conexiones FAN de la placa base.


Cables ¿Dónde?

La ubicación de los componentes y la organización de los cables ayudarán de manera notable a mejorar la refrigeración de todo el hardware. Los componentes deben, cuando sea posible, estar lo más separados unos de otros para facilitar la circulación de aire entre ellos.

Por ejemplo, si tenéis conectada la tarjeta gráfica en el conector PCI Express más cercano al procesador e instaláis una tarjeta de red o de sonido, procurar instalarla en las conexiones inferiores dejando el máximo espacio con la tarjeta gráfica. De lo contrario, bloquearán la entrada de aire fresco a la tarjeta gráfica, se calentará más y aumentará la velocidad del ventilador, produciendo más ruido y menos eficiencia de refrigeración. Algo similar pasa con los cables de los componentes instalados. Las cajas tienen ranuras en el panel de anclaje y espacio entre éste y el panel exterior. Este espacio facilita la organización de los cables. Utiliza las ranuras para agrupar los cables y ocultarlos entre ambos paneles. Esto, además de ofrecer un aspecto más ordenado a tu equipo, facilitará la circulación de aire en el interior de la caja. Usa bridas para agrupar los cables y dejarlos lo más pegado posible a las paredes de la caja. Así, los cables no bloquearán la circulación de aire fresco por todos los componentes de tu equipo.

Tags: ordenador controladores temperatura