Optimiza y gestiona los controladores

el . Publicado en Optimiza

Los controladores o drivers son los encargados de establece canal de comunicación entre dispositivos conectados a tu equipo el sistema operativo. Si estos controladores no son los adecuados o no están correctamente instalados, el sistema operativo no se podrá comunicar el dispositivo y no funcionará correctamente. En ocasiones, la actualización de estos controladores puede añadir nuevas funciones a tu dispositivo o mejorar el rendimiento que ofrecía antes de instalarlos. Por ese motivo resulta básico saber cómo gestionarlos y solucionar cualquier incidencia.

 

Primer Paso: Gestión Manual

Deja que Windows los reconozca

Windows 7 añadió un amplio soporte para la mayoría de dispositivos y periféricos para los ordenadores, simplificando enormemente la facilidad para conectar dispositivos. Este soporte se ha ampliado y mejorado con la llegada de Windows 8.1. Por lo tanto, una de las formas más sencillas de instalar un dispositivo, puede ser conectar el dispositivo a tu ordena- dor y dejar que Windows lo reconozca automáticamente. Si no consigue hacerlo, realizará una búsqueda de los controladores adecuados en Windows Update y los instalará. Cuando termine este proceso, te informará de que el dispositivo conectado ya puede usarse con normalidad. Este método será suficiente para algunos dispositivos con funciones básicas como HUB USB, pendrives USB, etc. Pero no para otros dispositivos más complejos.



Instala nuevos controladores

La forma más eficaz para obtener e instalar los controladores para tu dispositivo es desde la propia página web del fabricante del dispositivo, aunque como comprobarás un poco más adelante, no es el único lugar donde los puedes conseguir. De esa forma, te aseguras de tener siempre la última versión disponible. Algo que no podrías asegurar con los controladores que incluyen los discos que habitualmente acompañan a los dispositivos. Encontrarás estos controladores en la sección de soporte o, en ocasiones, en la sección de descargas de las páginas de los fabricantes. Por ejemplo, si necesitas los controladores para una nueva tarjeta de sonido, accede a la sección Soporte de la página web de su fabricante. A continuación, introduce el nombre del producto o el número de modelo en el formulario de búsqueda. Cuando localices el dispositivo, Accede al apartado Drivers&Tools y selecciona el sistema operativo de tu ordenador. Acto seguido aparecerán una serie de aplicaciones y herramientas disponibles para ese sistema operativo. Entre ellas, encontrarás la última versión de los controladores que necesitas 3. Descárgalo en tu equipo. El archivo que descargas será, con toda probabilidad, un archivo ejecutable. Para instalarlo, simplemente haz doble clic sobre él e instálalo como cualquier otro programa.

Instalación sin el ejecutable

Lamentablemente, los fabricantes no siempre ofrecen los controladores integrados en una aplicación que los instala automáticamente. En ocasiones, ofrecen sólo el archivo controlador que contiene las instrucciones para tu dispositivo. En ese caso deberás instalarlo de forma manual. Para hacerlo, lo primero será conectar tu dispositivo al equipo y dejar que lo reconozca, tal y como indicábamos en el apartado anterior. A continuación, crea una nueva carpeta en una ubicación accesible. Por ejemplo, en el escritorio y descomprime el archivo descargado en esta carpeta. Ahora, accede al Panel de Control desde el botón Inicio y haz clic sobre la categoría Hardware y sonido.

Después, en la sección Dispositivos e impresoras, elige Administrador de dispositivos. A continuación, se listarán todos los componentes y dispositivos que tienes conectados a tu equipo. Localiza el dispositivo para el que necesitas el controlador y haz clic, con el botón derecho del ratón, sobre él. Elige la opción Actualizar software de controlador. Ahora, haz clic sobre la opción Buscar software de controlador en el equipo y usa el botón Examinar para buscar la carpeta que has creado antes, y que contiene el controlador, y haz clic en Siguiente. El sistema buscará e instalará el controlador que has descargado, sustituyendo al genérico.

Desinstala los controladores

Como norma general, al cambiar un dispositivo por otro nuevo, sus controladores no interfieren el correcto funciona- miento del nuevo. Pero existen algunos casos, como el de las tarjetas gráficas, en el que instalar unos nuevos controladores, manteniendo los controladores viejos o de otros dispositivos similares puede provocar fallos. Por ello será necesario desinstalarlos utilizando el modo Arranque a prueba de fallos o Modo seguro. Para hacerlo, reinicia tu equipo y, antes de que se inicie Windows, pulsa F8. Esto activará las Opciones de arranque avanzadas de Windows. En este menú, elige la opción Modo seguro y pulsa Intro. Tras unos instantes, se inicia Windows. No te preocupes por la resolución de la pantalla, ni el aspecto de Windows, cuando vuelvas a reiniciarlo todo volverá a estar tal y como lo tenías. Ahora, accede al Administrador de dispositivos desde el Panel de control, tal y como has hecho en el apartado anterior. Despliega la sección Adaptadores de pantalla y haz clic, con el botón derecho del ratón, sobre tu tarjeta gráfica. Después, elige la opción Desinstalar 8. Tras desinstalar los controladores, reinicia tu equipo e ins- tala los nuevos controladores.



-Segundo paso: La ITV de los controladores

La forma más sencilla de mantener tus controladores siempre actualizados y protegidos es haciendo que otro se encargue de hacerlo. Este guardián de tus controladores es Iobit Driver Booster.

Instala Driver Booster

Existen dos versiones de este programa: la versión gratuita y la PRO que es de pago. Para realizar un mantenimiento básico te bastará con la gratuita. Descarga la versión Free de Drive Booster, y comienza a instalarla en tu equipo. Esta versión gratuita incluye la instalación de otras herramientas y barras de búsqueda para el navegador. Si quieres evitarlas, permanece atento a los mensajes que aparecen durante la instalación. Tras hacer doble clic sobre el instalador, iníciala pulsando sobre Siguiente. Más adelante, te pide instalar una barra en tu navegador. Si no quieres instalarla, pulsa sobre Declinar. Tras esto, continúa la instalación de Driver Booster. Cuando termine, si quieres, desmarca la casilla Install Advanced SystemCare, y pulsa sobre Finalizar a. De ese modo evitarás la descarga y posterior instalación de otros programas que no has solicitado.

Analiza tu equipo

Tras realizar la instalación, Driver Booster se inicia y comienza a analizar tu equipo para determinar si los controladores que tienes instalados están debidamente actualizados, para posteriormente mostrarte el resultado del análisis b, los detalles de cada uno de los controladores, su antigüedad y si es necesario actualizar alguno de ellos c. Pulsa sobre el botón Actualiza d de alguno de los controladores obsoletos detectados y Driver Booster lo descargará e instalará automáticamente. Luego, haz clic sobre el botón Reiniciar.

Configura el análisis periódico

Ahora configura Driver Booster para que realice periódicamente un análisis automatizado de los controladores instalados, los compare con los de su base de datos y actualice los que sean necesarios. Para ello, accede al menú Piel e. En el apartado General f, marca la casilla Ejecutar automáticamente cuando Windows arranque. De ese modo no tendrás que preocuparte por iniciarlo y automáticamente realizará las tareas con la programación que le indiques. A continuación, accede al apartado Escanear g y marca la casilla Escanear automáticamente cuando el programa se ejecute y Escanear con una frecuencia determinada h. Después, selecciona una frecuencia de escaneo i. Elige un periodo semanal o mensual, que es más que suficiente para mantener los controladores en condiciones óptimas. Si lo deseas, también puedes marcar la casilla Mostrar sólo controladores que pasen las pruebas de WHQL j (Windows Hardware Quality Lab). De ese modo, sólo se utilizarán controladores probados y certificados por Microsoft, que suponen una mejora en la estabilidad del sistema y evita muchas incompatibilidades con otros controladores. En el apartado Controladores k, puedes establecer la ubicación donde se guardarán los controladores descargados e instalados, así como dónde se guardarán las copias de respaldo que a continuación te mostraremos. Cuando termines de configurarlo todo a tu gusto, haz clic en OK.

Haz un backup de tus controladores

Si has adquirido una licencia para ampliar las funciones de Driver Booster, podrás realizar copias de seguridad que te permitirán recuperar rápidamente la normalidad de tu equipo en caso de tener que volver a reinstalar el sistema operativo, o volver a un controlador anterior porque el nuevo no tiene un comportamiento estable. Para realizar esta copia de seguridad, basta con hacer clic sobre el icono Respaldos m. A continuación, se listan todos los controladores que actualmente están operativos en tu equipo. Si no quieres conservar alguno de ellos, desmarca la casilla de su izquierda n y no se hará copia de seguridad de él. En el apartado anterior ya configuraste la ubicación donde se guardará la copia de seguridad de los controladores seleccionados. Si deseas cambiar esta ubicación, haz clic sobre Modificar Carpeta de Respaldos o y elige una nueva ubicación. Lo más recomendable es que esta copia de seguridad se guarde en una unidad distinta a la del sistema operativo. De esa forma, si necesitas reinstalar el sistema operativo la conservarás intacta y esta reinstalación será mucho más rápida. Ahora haz clic sobre el botón Respaldo p y comenzará el proceso.



Analiza tu equipo

Puede suceder que un dispositivo que funcionaba correctamente, tras instalar un nuevo controlador, comience a provocar fallos en el sistema o a no funcionar correctamente. Para esos casos, Driver Booster te ofrece la posibilidad de volver al controlador anterior. Puedes hacerlo desde la misma ventana de Respaldos, usando el enlace Restaurar, o desde el menú específico. Haz clic sobre el icono Restaurar q. Driver Booster crea un punto de restauración cada vez que hace alguna modificación. El cuadro Restaurar te muestra cada uno de esos puntos. Simplemente haz clic sobre el que se creó al instalar el controlador que te da problemas y pulsa sobre Restaurar. Automáticamente, se volverá a instalar la versión del controlador anterior.

Tags: controladores gestion